Menu
Modelos
Menu

Tecnología 911 RSR

No pensar sólo en la victoria, sino en el futuro, significa para nosotros: analizar hasta el más mínimo detalle. Cada pieza del vehículo. Cada tornillo. Cada segundo de cada vuelta. Imprescindible: una construcción ligera sistemática. Porque cada gramo de peso ahorrado se refleja en reducción en el consumo y tiempos por vuelta más rápidos.

El vehículo ha sido desarrollado desde el principio para conseguir una excelente aptitud en largos recorridos. La estructura de la carrocería, con una distancia entre ejes más larga en comparación con su predecesor y una conducción de aire optimizada, pone en escena una potencia pura que espera ser liberada. Esta potencia la contiene el motor bóxer de 6 cilindros con tecnología multiválvulas (4) refrigerado por agua. El equilibrio de fuerzas en cifras: 346 kW (aprox. 470 CV), limitada por la placa restrictora. Transmitida al eje trasero por medio de una caja de cambios secuencial de competición de 6 velocidades Porsche GT, especialmente de desarrollada para carreras de largo recorrido. Las teclas de cambio se encargan de dar ventaja en velocidad y confort al cambiar de marcha.

El irreprimible deseo de avanzar del 911 SRS lo contiene el sistema de frenos con mordazas fijas monobloque de 6 pistones delante y de 4 pistones en el eje trasero. El chasis con suspensión con dobles trapecios delante y eje multibrazo detrás, amortiguadores de vibraciones regulables de 4 vías y barra estabilizadora proporciona el dominio suficiente para cualquier maniobra tanto en rectas como en chicanes.

Con la geometría de ejes se ha optimizado también la aerodinámica. Se ha conseguido más eficiencia con menor resistencia al aire y mayor presión de contacto al mismo tiempo. Esto reduce la tendencia al subviraje y permite alcanzar mayor velocidad en las curvas.

Durante el desarrollo también se dio especial prioridad a un tema: la seguridad. Nuestros ingenieros no han hecho concesiones al implementar esta extrema interpretación del carácter deportivo y lo demuestran con la jaula antivuelco soldada, el depósito de seguridad FT3 revisado y el equipo extintor optimizado. Una clara demostración de la importancia que concede Porsche a la seguridad en el deporte del automovilismo a pesar de su construcción ligera sistemática.